Importancia de la actividad física para mantener un estilo de vida saludable

By c1441104

Salud y Actividad física

Debemos saber que cualquier aumento del nivel de actividad física ya es beneficioso para la salud, que realizar algo de actividad es mejor que no hacer nada y cuanto mayor sea el nivel de la misma mejores niveles de condición física podremos lograr.

Actualmente, las principales causas de muerte en el mundo corresponden a enfermedades cardiovasculares, las cuales están relacionadas directamente con la falta de cambios conductuales en el estilo de vida (actividad física y hábitos alimentarios)

En nuestro país, predomina el estilo de vida sedentario al igual que la mala alimentación debida a aportes calóricos inadecuados y la selección inapropiada de los alimentos.  Ambos son factores que pueden ser controlados o modificados por el propio individuo.

En la actualidad no hay acuerdo acerca de qué es lo que determina la obesidad, según investigaciones, son numerosos factores genéticos y ambientales lo que predisponen a su desarrollo.

Dentro de los factores ambientales, podemos destacar la falta de actividad física excusada por,

horarios de trabajos extensos, carencia de estímulos afectivos, la falta de medios económicos para concurrir a gimnasios o centros de recreación, la inseguridad que nos limita el practicar alguna actividad al aire libre, la tecnología que nos consume nuestro tiempo libre frente a la televisión o de la computadora.

Si a estas razones o motivos le agregamos la mala elección de alimentos al momento de las compras, así como el aumento del consumo de comidas “chatarras” hipercalóricas, ricas en grasas, azucares y sal, la falta de tiempo para la elaboración de nuestras propias comidas, así como la ausencia de verduras y frutas frescas en el menú diario de la mayoría de  los hogares, esto permite desarrollar un clima poco óptimo que va a favorecer el desarrollo de la obesidad.

Hablemos del sedentarismo…

Se ha observado que la inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad a nivel mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo). Al menos un 60 % de la población mundial no realiza la actividad física la cual es necesaria para tener un estilo de vida saludable.

Se entiende por sedentarismo, cuando no se alcanza a cumplir con las recomendaciones de actividad física, 150 minutos semanales o 30 minutos diarios en períodos de al menos 10 minutos.

En Uruguay, según datos recabados en la Encuesta Nacional Sobre Hábitos Deportivos y Actividad Física (Encuesta continua de Hogares Instituto Nacional de Estadística, censo 1, 2005), se observó que del total de la población encuestada, el 60% se consideró sedentario. Se destacó además como resultado, que el sedentarismo afecta con mayor intensidad a las edades  más  avanzadas independientemente del sexo. Esto constituye un aspecto altamente negativo dado que el ejercicio físico es un factor que ayuda a disminuir los riesgos y a prevenir ciertas enfermedades, sin olvidar su influencia sobre el control de la obesidad y en el bienestar físico y psicológico de las personas.

Ambos resultados son de suma importancia dado que Uruguay tiene una población demográficamente envejecida, es decir, que cerca del 13% del total de la población está representada por personas de 65 años o más de edad.

erjercicio-alimentacion

Podemos decir que el cambio en el sedentarismo y en la alimentación incorrecta de las personas dependerá entonces de la modificación de comportamientos y actitudes tanto individuales como colectivas de los estilos de vida de todos los grupos etarios, pero imponiéndose sobre las generaciones más jóvenes de modo que logremos un envejecimiento más activo y saludable. Es por ello que la reeducación para lograr una alimentación saludable en conjunto con la actividad física son pilares fundamentales  para modificar dicha tendencia.

¿Que entendemos por actividad física?

Cualquier actividad corporal provocada por una contracción muscular, cuyo resultado implique un gasto de energía, es considerada actividad física.

De acuerdo con la frecuencia y el objetivo con que se realice, la actividad física puede ser clasificada en no estructuradaestructurada o ejercicio y deporte.

La actividad física no estructurada incluye las actividades de la vida diaria tales como caminar, jugar, limpiar, cocinar, etc.

En cambio el ejercicio involucra un programa planificado y diseñado para mejorar la condición física, incluida la relacionada con la salud. Por ejemplo,  trotar, correr, andar en bicicleta, yoga, gimnasia, danza, hidrogimnasia, etc.

Por su parte, el deporte tiene como finalidad la recreación y el pasatiempo y si el objetivo es alcanzar el máximo rendimiento personal éste se transforma en un deporte de elite o de alto nivel. Ejemplos de deportes, Atletismo, básquetbol ciclismo, deportes extremos, fútbol, gimnasia artística, handball, voleibol, etc.

¿Qué beneficios obtengo con la actividad física?

  • Mejor calidad de vida y prevención de enfermedades crónicas: Es decir, logramos una mejora en todos los aspectos de la condición física y en la prevención, tratamiento y rehabilitación de enfermedades o factores de riesgo que se suman y asocian al propio sobrepeso y obesidad, como colesterol elevado, dislipemia, diabetes tipo 2, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer ( ejemplo: colon, mama y cuello uterino)
  • Menores limitaciones en el envejecimiento: Se entiende si realizamos ejercicios aeróbicos como caminata, bicicleta, baile o natación, contribuiremos a mantener la actividad cardiovascular y respiratoria adecuada para la edad. Podremos trabajar la flexibilidad que favorecerá el equilibrio, la coordinación y la amplitud de movilidad articular. Disminuye el riesgo de caídas y lesiones en personas añosas. Mejora la funcionalidad e independencia de los adultos mayores.
  • Mayor esperanza de vida: Al lograr una mejora en la calidad de vida, el promedio de edad que puede llegar a vivir una persona puede subir, es decir, lograr vivir más años y de mejor calidad.
  • Placer: Genera sensación de bienestar. Lograr reencontrarse con uno mismo, generar relaciones con terceros al realizar actividad al aire libre o en centros donde se puedan compartir momentos.

Papel de la actividad física en la obesidad

La obesidad actualmente constituye uno de los grandes problemas de salud pública, su prevalencia en el mundo va en ascenso.

La transición nutricional sumado a la reducción de actividad física, explicarían la aparición de la epidemia global de la obesidad como un fenómeno progresivo, acelerado y que comienza a edades cada vez más tempranas.

La actividad física puede tomarse como un recurso terapéutico en el tratamiento de la obesidad, sin embargo por distintas razones que hemos mencionado anteriormente, la persona con obesidad no siempre logra cumplir con lo mínimo indispensable para que beneficie su salud.

Según la Encuesta Nacional Sobre Hábitos Deportivos y Actividad Física (Encuesta continua de Hogares Instituto Nacional de Estadística, censo 1, 2005), los encuestados “sedentarios” consideran que los motivos para no realizar actividad física son la falta de tiempo, edad-salud, falta de interés, falta  de dinero, la falta de instalaciones deportivas cerca, entre otras.

Cabe señalar, que todos estos motivos mencionados, llevan a un estilo de vida con mayor prevalencia a desarrollar sobrepeso, obesidad y sus enfermedades asociadas.

Sumado a estos, las personas que padecen sobrepeso u obesidad identifican otros motivos para no realizar algún tipo de actividad física, entre ellos se encuentra la desmotivación que le genera el no sentirse a gusto con su cuerpo, con su imagen, que los lleva a la auto-exclusión generando un aislamiento del resto de la sociedad.

¿Cómo influye la actividad física en la persona con obesidad o sobrepeso?

El objetivo al buscar un descenso de peso, es lograr alcanzar un peso saludable a través de la reducción de masa grasa, que favorezca la mejoría de los factores de riesgo presentes y sus complicaciones asociadas.

Podemos encontrar diferencias significativas dependiendo de cómo se realice la actividad física, si la actividad se realiza de forma regular y sistemática, a si se realiza de forma esporádica y no sistematizada. Es decir, cuantas más veces se realice actividad y cuanto más duradera sea esta, mayor será el gasto calórico y más perdurable en el tiempo. Esto se debe a que la masa muscular se preserva o bien aumenta con la realización correcta de la actividad, en caso contrario esta masa muscular se puede ver comprometida.

Podemos decir, que la actividad física contribuye a producir cambios en los hábitos alimentarios de forma más placentera, esto se debe a que eleva la autoestima y disminuye la ansiedad de las personas que la realizan. Se genera una mejoría psíquica y emocional de las personas que la practican de forma habitual (mejora el humor, la imagen corporal)  y esto colabora con la adherencia de los nuevos hábitos alimentarios.

En resumen podemos decir, que depende de nosotros el mantenernos activos y que el sobrepeso y la obesidad así como los factores de riesgo asociados, son en gran parte prevenibles. Para ello debemos lograr la combinación más saludable en cuanto a la selección de alimentos y la realización de actividad física periódica adecuada. Es aquí donde tenemos que pensar que el día cuenta de 24 horas y lo aconsejable para mantenernos saludables son 30 minutos diarios, apenas una ínfima parte del día. Tiempo que se puede lograr si nos lo proponemos.

Si logramos entornos favorables entonces podremos tener como consecuencia la prevención de dichas enfermedades. Cuanto antes podamos lograr estos cambios conductuales, más cerca estaremos de lograr este entorno y más saludables nos encontraremos.

Algunos tips:

  • Realizar actividad física de forma regular ayuda a mantener un cuerpo sano (150 minutos semanales) siempre que tu médico te lo permita.
  • Incorpora la actividad, comenzando con pequeñas cantidades e incrementa gradualmente su duración, frecuencia e intensidad.
  • Mantente siempre lo más activo que puedas, te permitirá mantener un peso saludable.
  • Recuerda que el ejercicio siempre debe ir acompañado de una alimentación saludable adecuada y una correcta hidratación.

¡No dejes de moverte!